Entradas

¿Por qué te marchaste?

Aun no comprendo cómo es que deje que pasara ¿Cómo es que el destino nos alcanzó? Posiblemente fue porque, jamás dejaste de pensar en tu verdadero amor, aquella persona que antes de mí, te acompaño días y noches, hasta que él partió. Me duele pensar que yo nunca llegue a llenar ese hueco que él dejo en tu corazón. Aquel día salí a trabajar como cualquier otro, sin imaginar que, al regresar a casa, ya no te encontraría. Me abandonaste. No te llevaste equipaje, muebles, ni siquiera dejaste una carta de despedida. Te fuiste sin nada y aun así dejaste la casa vacía. Aunque decir nada es por mencionar lo material, porque realmente te llevaste mis sueños y una parte de mi vida. Debí de haberme dado cuenta. Ahora parece obvio, tu mirada había cambiado, estaba más distanciada ¿Por qué no me dijiste que pasaba? ¿Por qué demonios no te pregunte que pasaba? Aceptar que fue mi culpa no me dará la oportunidad de hablarlo contigo para solucionarlo, no ahora que no estás aquí ¿Aquí? ¿A dónde fuiste?

El estrés de ser adulto

“Ser mayor de edad, es el deseo más pendejo que he tenido de pequeño” Una frase que nos representa a muchos. No es para menos, ya que la niñez y la adultez se viven en mundos muy diferentes, hasta podría decir que muy lejanos el uno del otro. Cada uno vivió la infancia que le toco vivir a como quiso vivirla. Muchos la tuvieron difíciles, pero no por ello se dejaron vencer, mientras que a otros les toco una infancia con todo para ser feliz, pero no por ello lo fueron. Lo que estoy a punto de contar, es desde mi propio punto de vista, desde la vida que me tocó vivir y de cómo quise vivirla. Los gritos Cuando peke, recuerdo muchas veces escuchar a mi papá gritando un bostezo, o algún sonido sin sentido. Muchas veces junto a mi hermana le decíamos que parecía loco. Incluso mi mamá siempre le decía que se callara, porque la gente iba a pensar mal. No era para menos, porque sus gritos eran fuertes, fácilmente se podrían escuchar en las casas de al lado. Luego de sus gritos solo

Noche de Muertos

Son tantos los bellos recuerdos que tengo, como varios los buenos momentos que se desplazan desde el más pobre pueblo hasta los más cotizados suburbios debajo de este hermoso cielo. Mi pueblo mexicano, único y soberano en tradiciones, que han marcado más de mil sensaciones, pero solo una hace que cada año se habrán puertas sin importar la cruz con la que te hagas daño. Digan lo que digan son mis creencias, y aunque las contradigan esta vez, la representación de la muerte es la Catrina. Recordar el pasado, ver fotografías de quienes estuvieron a nuestro lado, quienes ya no están presentes en vida pero en nuestro corazón se han inmortalizado. Una veladora no basta solo el día de su santo, tampoco cada año después de su partida. sino que también cada 1ro y 2do del 11vo mes, aunque más especial esta vez, lleno de flores, de sus gustos en comida y bebida, de todo aquello que le gustaba tanto en vida. Tradición inmortalizada. Un camino de flores desde la puerta de la entrada de esta casa que